Joyas para momentos preciados

Anillo de sello de 14 quilates con lapislázulis 15160-8514

 2.295,00 IVA incl. (donde corresponda)

✨ ¡Vive la elegancia de mediados del siglo XX con nuestro anillo de sello! 🪙 Meticulosamente elaborado en oro de 20k, cuenta con la cautivadora belleza del lapislázuli. Una maravilla vintage que susurra historias de una época pasada. Añade un toque de historia a tu estilo. Holandés.

Disponible

Detalles: Lapislázuli, anillo de 14k, holandés.
Era del diseño: mediados del siglo XX (20-1950).
Tamaño: 19.15 NL / 60.2 FR / 9¼ US / S UK, considerable (dentro de lo razonable. Comuníquese con el vendedor para obtener información).
Peso en gramos: 11.
Estado: Muy buen estado - ligeramente usado con pequeños signos de uso.

Envío y recogida: Esta hermosa pieza se envía desde nuestra tienda ubicada en el centro de Ámsterdam, Países Bajos. Ofrecemos envío certificado y recogida local en nuestra tienda. En el caso de recogida local, se reembolsarán los gastos de envío aplicables.

Acerca de nosotros: agregue un poco de brillo a su estilo con Binenbaum.com. Ofrecemos una impresionante selección de joyas antiguas y vintage que no encontrará en ningún otro lugar. Desde anillos atemporales y collares deslumbrantes hasta broches únicos, tenemos algo para cada gusto y ocasión. Visite nuestro sitio web hoy y disfrute de un pedazo de historia.

Era del diseño

Diseño y contexto histórico

La década de 1950 fue una época de gran cambio cultural y tecnológico, marcada por el surgimiento del rock 'n' roll, el nacimiento de la Generación "Beat", el lanzamiento del Sputnik y el comienzo de la carrera espacial. Estos eventos, y el conocimiento de que el mundo vivía en una era nuclear, contribuyeron al desarrollo de una estética conocida como la "Era Atómica", que se reflejó en varios aspectos del diseño, incluida la joyería.
En 1947, Christian Dior introdujo un nuevo look en la moda que trajo de vuelta una silueta más femenina, rechazando los estilos sombríos que habían sido populares durante la guerra. Este nuevo look, con un corpiño ajustado y un escote con escote sobre una falda amplia que fluye desde una cintura ceñida, requería una estética de diseño revisada para las joyas y los accesorios que lo acompañaban. La joyería durante este tiempo se caracterizó por una tendencia hacia piezas más elaboradas y ornamentadas, con la frase "cuanto más, mejor" parecía aplicarse.
Para completar este look elegante y con estilo, los diamantes engarzados en platino a menudo se usaban en el escote femenino y en las orejas, que se revelaban recientemente con el cabello recogido hacia arriba sujeto con clips de diamantes. DeBeers Diamond Corporation se aseguró de que la demanda de diamantes no disminuyera con su campaña "Un diamante es para siempre", que promovía el uso de diamantes en todos los niveles de ingresos, en particular en la clase media en rápido crecimiento. También otorgaron inteligentemente premios a joyeros de todo el mundo que incorporaron belleza, diseño, función y diamantes en sus composiciones modernas.

Materiales clave

Materiales y artesanía

Lapislázuli

El lapislázuli es una piedra preciosa de color azul intenso que se compone de varios minerales diferentes, como lazurita, sodalita, nosalita y hauyne. Es conocido por su hermoso color azul cobalto, que a menudo está salpicado de manchas de pirita (un mineral de color dorado) y calcita (un mineral blanco).

El lapislázuli se ha utilizado durante siglos como piedra preciosa y como fuente de pigmento para pinturas y tintes. Fue especialmente popular en el Medio Oriente y Europa durante la Edad Media, y se usó para crear el pigmento ultramar que era apreciado por los artistas por su color rico y vibrante.

El lapislázuli se encuentra en diferentes lugares del mundo, incluidos Afganistán, Chile y Rusia. La fuente más famosa de lapislázuli es Afganistán, donde se ha extraído durante miles de años. De hecho, la roca ya la conocía Marco Polo en el siglo XIII, y se menciona en la Biblia como una piedra valiosa.

Además de su uso en joyería y arte, también se cree que el lapislázuli tiene varias propiedades curativas y se usa a menudo en la medicina tradicional. Se cree que tiene efectos calmantes y equilibrantes y, a veces, se usa en prácticas de meditación.

14k

El oro de 14 quilates es una opción popular para su uso en joyería porque es duradero y, sin embargo, relativamente asequible en comparación con los oros de quilates más altos, como el de 18 quilates o el de 24 quilates. Está compuesto por un 58.5 % de oro puro y se mezcla con otros metales para hacerlo más duro y duradero. El oro de 14k está disponible en una variedad de colores, incluidos amarillo, blanco y rosa, y se usa comúnmente en una variedad de piezas de joyería, como anillos, aretes, collares y pulseras. Una de las ventajas del oro de 14k es que es más resistente al desgaste que el oro puro, lo que lo hace adecuado para el uso diario. Sin embargo, sigue siendo más suave que otras aleaciones como el acero inoxidable o el platino, por lo que puede requerir más mantenimiento para mantener su mejor aspecto. En general, el oro de 14k es una opción popular para aquellos que quieren la apariencia del oro, pero a un precio más asequible.

Tamaño

Género

Peso (en gramos)

11

Estado

Realce la belleza de sus joyas con el cuidado adecuado

Usar tus joyas es una forma especial de expresarte y agregar un toque de estilo personal a cualquier look. Sin embargo, para garantizar que sus joyas permanezcan en perfectas condiciones, hay algunos pasos simples que debe seguir para que se vean lo mejor posible.

Instrucciones generales de cuidado:

Quítese las joyas cuando se duche o se bañe, especialmente cuando esté en la playa, en el mar o en agua clorada.
Evite usar joyas mientras realiza trabajos físicos como tareas domésticas, jardinería o ejercicio.
Almacenar sus joyas en un lugar seco y fresco ayudará a protegerlas de la humedad, la suciedad y el polvo.
Mantenerlo alejado de productos químicos agresivos como la lejía, el amoníaco y el cloro ayudará a evitar la decoloración y el daño.
Limpiar tus joyas con regularidad con un paño suave ayudará a que luzcan brillantes y nuevas.
Evite exponer sus joyas a temperaturas extremas, como dejarlas expuestas a la luz solar directa o cerca de un calentador, ya que esto puede dañarlas.
Manipule sus joyas con cuidado y evite dejarlas caer, ya que esto puede hacer que las piedras se aflojen o que los metales se rayen.
Finalmente, si es posible, haga revisar y reparar sus joyas por un profesional. Esto asegurará que cualquier problema potencial se detecte y solucione antes de que empeore.

Siguiendo estos consejos, podrá disfrutar de sus preciosas joyas durante muchos años.

 

 

 

 

 

 

Actualizando ...
  • No hay productos en el carrito.
×